Respuesta emitida en refriega azucarada en los refrescos

Una pequeña disputa de estadísticas ha llegado a las páginas de la revista médica The Lancet, ya que los expertos del Reino Unido critican y refutan la idea de un impuesto sobre los refrescos azucarados con alto contenido calórico.

Por un lado, este es el tipo de debate que es común cuando se trata de políticas públicas. Por otro lado, es divertido ver cómo los tipos académicos lo superan.

De qué se trata el alboroto

  • El Instituto del Reino Unido para Estudios Fiscales (IFS) publicó su Presupuesto Verde anual en febrero de 2016. El Presupuesto Verde es una especie de documento de orientación informativa para ayudar al gobierno a planificar su presupuesto para el próximo año
  • . El Presupuesto Verde planteó la posibilidad de un impuesto sobre las bebidas azucaradas. Señaló que, si bien es un buen primer paso para tratar la obesidad y otros problemas de salud, existen complejidades que dificultan determinar cuál sería el beneficio exacto y que cualquier plan fiscal requeriría una consideración cuidadosa
  • Específicamente, el Presupuesto menciona posibles factores complicados como que los consumidores cambien a alimentos no gravados pero aún no saludables (como chocolate o pasteles) que podrían contrarrestar algunas o todas las ganancias de salud derivadas del consumo reducido de bebidas azucaradas, y las empresas que aumentan el precio de las bebidas dietéticas en respuesta a mayores demanda
  • En marzo, se publicó una crítica en The Lancet que acusó a la ISF de ignorar pruebas de otros países que demostraban que tales impuestos reducían el consumo de bebidas azucaradas y que existe evidencia de que las bebidas dietéticas no verían un aumento de precios

en otras palabras, la crítica dice que la ISF ignoró la evidencia sólida que muestra que un impuesto a las bebidas azucaradas puede ser efectivo a favor de la teoría económica genérica .

La respuesta ISF

La ISF emitió recientemente una respuesta a la crítica, nuevamente en The Lancet.

  • La ISF infirió de la crítica que el Presupuesto Verde estaba siendo acusado de tomar partido en el debate sobre el impuesto al azúcar y sostiene que el Presupuesto fue escrito sin expresar apoyo u oposición
  • La ISF reitera que el Presupuesto Verde solo intentó ilustrar las complejidades que podría enfrentar un impuesto al azúcar
  • Mientras que la ISF reconoce la evidencia de que un impuesto al azúcar en otros países muestra una disminución en las ventas de bebidas azucaradas (llama al hallazgo "no sorprendente"), tiene problemas con cómo la crítica descarta posibles efectos involuntarios
  • Se cita evidencia que muestra impuestos que reducen el consumo de refrescos en los EE. UU. resulta en un mayor consumo de otros alimentos -las bebidas de calórica, junto con otra evidencia que dice que los impuestos a los refrescos conducen a una mayor ingesta de sodio y grasa
  • Con respecto a la cuestión del precio de la bebida dietética, la ISF dice que parte de la Los estudios señalan cuán complejas pueden ser estas estimaciones de estos efectos y dicen que los que están detrás de la crítica han simplificado demasiado la cuestión

Traducción: La ISF dijo que nunca tomó una posición, que los críticos ignoraron algunas de las complejidades en una de sus propias fuentes, y que el Presupuesto Verde solo intentaba señalar las posibilidades. La ISF reconoció completamente que otros posibles resultados de un impuesto a las bebidas azucaradas son posibles y señaló evidencia de Francia que dice que podría terminar causando que las bebidas dietéticas bajen de precio.

Conclusión

Leí el Presupuesto Verde y lo hace parece que no se hace ninguna postura sobre un impuesto al azúcar (a favor o en contra), pero las personas más interesadas en el "lado del apoyo" podrían leerlo a través de una lente que sugiere oposición. Lo que debe ser el resultado final de este pequeño intercambio es que la evidencia de un beneficio neto de un impuesto a las bebidas azucaradas aún no está claro según el país que esté mirando y que no debería haber ningún daño simplemente señalando ese potencial. consecuencias involuntarias deben ser consideradas en las decisiones de política.


Fuente:
Emmerson, C., et. al., "IFS Green Budget 2016", sitio web del Instituto de Estudios Fiscales, 8 de febrero de 2016; http://www.ifs.org.uk/publications/8129 visitado por última vez el 6 de mayo de 2016.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *